lunes, 14 de mayo de 2012

Hijos de un mismo Dios (Edges of the Lord) (2001)

Director: Yurek Bogayevicz
EEUU
2001
95 minutos
Drama. II Guerra Mundial. Nazis.

Sinopsis:  Segunda Guerra Mundial (1939-1945). Un matrimonio judío, para evitar que su hijo caiga en manos de los nazis, decide trasladarlo al campo, donde es acogido por una familia de campesinos católicos. (FILMAFFINITY)
 Haley Joel Osment, Willem Dafoe.

Valoración cinéfila 7/10
Valoración adopción 8/10

Aunque por la sinopsis pudiera parecer que tiene parecido con la película finlandesa Adiós Mamá, en el sentido de un niño refugiado durante la guerra, no es así. Estamos ante una película durísima, en la que todos están expuestos al dolor, la pérdida y el sufrimiento. En plena ocupación nazi de Polonia, Romek (Haley Joel Osment ) es mandado por sus padres al campo, con una familia de campesinos, con idea de que sobreviva. Se encuentra arrancado de su familia, acogido en una familia en la que todos no están a favor. Y teniendo que sufrir el miedo de ser delatado en cualquier momento.
Encuentra que hay personas buenas y otras horribles, en los cristianos, entre los que tiene que disimularse. Vivirá la pérdida de personas de la aldea por cuestiones menores, y del padre que le acoge. Y de uno de sus hermanos de acogida, que se autoinmola en una identificación con Jesús.
Vivirá el asesinato en primera fila, el abuso, la humillación, y conseguirá sobrevivir.
Al final parece resignarse que esta familia será su familia definitiva, pues viendo lo que pasa con los judios, se da cuenta de que la probabilidad de que vuelvan a por él sus padres, es nula.
Los paisajes, la música, la hacen una película de gran belleza, a pesar de su dureza.
En el título en inglés hay un juego de palabras relacionado con los recortes (márgenes) de las hostias, que no son santificados y pueden ser comidos por un judio.Y que representan también todos los que mueren a su alrededor, que están al margen de la bendición de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada