jueves, 24 de mayo de 2012

Embracing (Ni tsutsumarete) (1992)

Directora: Naomi Kawase
Japón
1992
42 minutos
Documental
 Mediometraje

Sinopsis:  Rodada con 23 años, Kawase emprende en este documental la búsqueda del padre... Los padres de Kawase se separaron al poco de tenerla y pasó a ser adoptada por sus abuelos, y este documental es una búsqueda en cierto modo de su infancia, de sí misma y, seguramente, de un modo de entender, de filmar, el documental... (FILMAFFINITY)

Valoración cinéfila 10/10
Valoración adopción 10/10

Estamos ante una obra de arte contemporáneo. Eso significa que no es un documental tradicional, en el que las cosas se explican de forma evidente, que las imágenes son visualmente claras y definen o muestran con distinción lo que por otro lado nos explica una voz en off.
No, éste es un documental en forma de collage, en el que se recogen multitud de imágenes presentes y pasadas, voces, sensaciones, estados, vivencias, relaciones...todo sin precisar, como asistiendo a una búsqueda entre un montón de datos. Pero datos brumosos, casi ensoñaciones o recuerdos difusos. De hecho se dan datos consecutivos de mudanzas del padre, direcciones, nombres...Y se muestra una distancia y en todo caso una duda continua, sobre los pasos a dar, sobre la pertinencia de la búsqueda del padre, su posible respuesta...
De hecho la autora se desnuda psicológicamente, mostrando  su intimidad,  incluso la llamada al padre y la respuesta de éste: en seguida pregunta más por la madre , o los abuelos , que por ella, y le dice que no se considera apenas su padre, pero que si ella quiere pueden quedar.
 La sensación que me deja la película es de angustia, frente a este vacío existencial, esta necesidad de reencuentro con el padre biológico (a pesar de reconocer que ha vivido una vida feliz con sus padres adoptivos). La protagonista se muestra difusa, como sin identidad. Y de hecho se filma a sí misma y la cámara va desencuadrándose para enfocarse solo a la propia cámara, y no a su portadora. Como si lo único que a ella la salva de esa dificultad para sentirse a sí misma es a través del cine, de la propia filmación de este collage disperso y desunido que es su vida. Parece que necesitara unir piezas, y se queda en lo que las separa, en el aire, en lo intangible, en los espacios...
 Como película puede gustar más o menos, pero como documento de una búsqueda y como testimonio de la intensidad del vacío que puede sentir un adoptado, por lo que "no sabe": es excepcional.
Recojo unos textos de la entrevista «Sólo consigo expresarme a través del cine»
Entrevista con Naomi Kawase (2001-2008)
Por José Manuél López (dentro del libro El cine en el umbral. Naomi Kawase de T&B editores)
"sólo consigo expresarme a través del cine y mi relación con él es también mi forma de relacionarme con la vida, el reconocimiento mismo del hecho de vivir".

"Si no puedes eliminar el sentimiento de pérdida y la soledad de tu corazón, éste puede quedar vacío para siempre. Pero creo que es posible encajar el golpe y aprender a convivir con ello. La ausencia de mis padres biológicos era una realidad imposible de cambiar pero, como dije antes, creo que es posible encauzar el reconocimiento de la pérdida a través de la creación.
Podría decirse que vuelvo una y otra vez sobre este tema en mis películas
precisamente para cambiar mi relación con esa ausencia, ¿no crees?"

No he conseguido encontrar el trailer ni la película. Pongo un ejemplo de sus cortos en el siguiente vídeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada