jueves, 19 de noviembre de 2015

Lazos de muerte (The Maker) (1997)

Director: Tim Hunter
1997
EEUU
99 min
Thriller

Sinopsis:  Josh vive con su familia adoptiva. Sus padres auténticos murieron en un accidente de coche cuando tenía 2 años. Junto con sus amigos, Josh se ve envuelto en pequeños delitos. El día en que cumple los 18 años, aparece su hermano Walter, de quien no ha sabido nada en la última década. Walter es un estafador que conducirá a su hermano pequeño a una peligrosa escalada criminal. Además, le desvelará la auténtica verdad sobre la muerte de sus padres... (FILMAFFINITY)

Valoración cinéfila 5/10
Valoración adopción 7/10

Como podéis leer en la sinopsis (sacada de Internet), se usan habitualmente  términos como "padres auténticos"  para los padres biológicos. O padres verdaderos, como si los adoptivos fueran los "falsos" o los "de mentira" o los "postizos"...
Lo he dejado porque en este caso la propia película deja a entrever que los padres adoptivos, sólo lo han sido de prestado y el mismo padre, cuando el chico cumple los 18 años, le da sus papeles de adopción y le dice "ya eres libre"...algo que nos suena muy mal, pues parecería que lo han tenido secuestrado hasta la mayoría de edad. Y que estuvieran deseando librarse de él. Y no es así.

En esta película  se usa el tema de la adopción para justificar, que la vida del hermano mayor continúa la de su padre, también delincuente, pues los padres mueren cuando él tiene 12 y a esa edad es adoptado. Se va de su casa en cuanto es mayor de edad y abandona al hermano con un efecto muy doloroso para el menor.
Podría permitirnos pensar si esta situación tan traumática induce a este niño a identificarse con su padre asesinado, y seguir sus pasos. O si influyó el hecho de ser adoptado y haber perdido traumáticamente a sus padres, para coger odio a la sociedad y dedicarse a estafar y robar.
El chico se deja llevar por el mayor y su influencia es muy negativa, pero acaba encontrando su propio camino, tras pasar por un verdadero peligro de muerte y de perderse moralmente.
El papel de los padres adoptivos queda muy desdibujado, como unos cuidadores, que parecen encariñados con esos niños, pero poco más.
Y tenemos un buen ejemplo del daño que hace la ocultación de los orígenes a un niño adoptado. Pues cuando se entera le desorienta, no sabe quién es y puede coger caminos erróneos, por la rabia y confusión que siente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada