jueves, 3 de septiembre de 2015

Un golpe del destino (A Simple Twist of Fate) (1994)

Director: Gillies MacKinon
EEUU
1994
106 min
Drama

Sinopsis: Adaptación actualizada por Steve Martin de la obra de George Eliot "Silas Maner". Desde la ruptura de su matrimonio, Michael se ha convertido en un ser solitario, amargado y huraño. Su miserable vida da un giro radical cuando decide adoptar a una pequeña huérfana de un año de edad cuya madre acaba de morir. Pero, algunos años después, el verdadero padre de la niña la reclama. (FILMAFFINITY)

Valoración cinéfila 5/10
Valoración adopción 7/10

Es curioso cómo predominan películas en las que es un hombre sólo el que adopta un niño, en vez de ser una mujer, que es mucho más frecuente. Pero debe ser porque tiene más tirón como historia.
En este caso un hombre amargado por la traición que le hizo su mujer, la abandona embarazada, y se refugia en un pueblo pequeño, donde vive bastante aislado.
Por extrañas circunstancias, acaba en su casa una niña pequeña, que acaba de quedar huérfana, y decide adoptarla. Sin saberlo, el padre biológico, un político local, que quiso ocultar que esta niña es suya, favoreció esta adopción, para así tener a la niña cerca.
Cuando este político y su mujer comprueban que no pueden tener hijos biológicos, este hombre decide acercarse más a la niña, le confiesa a la mujer su infidelidad y la identidad biológica de la niña y deciden pleitear para quedarse con ella, cuando tiene ya 12 años.
Al final el destino favorecerá la solución más justa y beneficiosa para todos.

Es  importante tener en cuenta, si la ven nuestros hijos adoptados, para que no se preocupen en secreto, que no crean que un padre biológico, puede , con las legislaciones de la mayoria de los paises, quitar a un padre adoptivo un hijo, así como así. De hecho este padre, por mucho dinero que tenga, en un país como España, no conseguiría de vuelta esta niña, cuando nunca convivió con ella, ni la quiso reconocer cuando falleció su madre; y se valoraría el mejor interes del menor y en este caso sería quedarse con el padre adoptivo, con el que ha establecido un vínculo seguro y una muy buena relación...aunque sea una padre solo, no muy boyante económicamente, y un poco torpón con la crianza.

Es interesante como modelo de crianza monoparental, y de un padre con una niña.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada