domingo, 5 de julio de 2015

Elf (2003)

Director: Jon Favreau
EEUU
2003
95 min

Comedia, cine familiar

Sinopsis: Una Nochebuena, en un orfanato, un bebé gatea dentro de un saco de regalos de Santa Claus y acaba en su taller del Polo Norte. Es adoptado y educado como un elfo, pero, al crecer, se hace tres veces más grande que los demás. En estas circunstancias, se decide que lo mejor para él será encontrar a su familia. Con esta intención viaja a Nueva York, donde descubrirá que la vida no consiste sólo en patinar y comer dulces; así que vuelve a sentirse otra vez fuera lugar. Consigue primero encontrar a su padre (James Caan), un editor de libros infantiles, adicto al trabajo y al dinero, que figura en la lista negra de Santa Claus. Después encuentra una nueva madre (Mary Steenburgen) y descubre que su hermanastro de diez años (Daniel Tay) no cree en los elfos ni en Santa Claus ni en las Navidades. En realidad, todo el mundo parece haber olvidado el significado de esa fiesta. Cuando La Navidad se acerca, nuestro personaje decide aprovechar su conocimiento del mundo de los elfos para ganarse el amor de su familia y, además, salvar el espíritu navideño tanto en Nueva York como en el resto del mundo. (FILMAFFINITY)

Valoración cinéfila 4/10
Valoración adopción 7/10

Película infantil, centrada en el espíritu de la Navidad y todo lo que le rodea. Muy adecuada para niños y poder trabajar el tema de la adopción y acogimiento, el abandono, la familia biológica, el reencuentro y las diferencia culturales y raciales.
Puntos conflictivos...que  parecería que como el niño humano no puede adaptarse a su nuevo lugar de acogida, por la diferencia de especie (vive entre elfos), que eso fuera equivalente a que un niño de otra raza o cultura no pudiera adaptarse a su nuevo hogar y tuviera inevitablemente que buscar su familia de origen e intentar irse a vivir con ellos.

 Respecto al abandono da una de las posibilidades típicas...que la madre era muy jóven y lo tuvo con un amor de juventud que ni siquiera se enteró de su embarazo. Este padre biológico se reencuentra con un señor de 30 años, muy excéntrico e infantil, vestido de elfo...lo que de entrada no anima a aceptarle como hijo. Pero a pesar de su egoismo, decide acogerle, pues es muy encantador e infantil. Probablemente porque fue criado por seres infantiles e inocentes, los elfos, que no conocen la maldad y que solo comen azucar. Y que viven en un estado infantil, el del espíritu de la navidad, en el que no hay contradicciones y todo es bonito y bueno, dulce y con muchos regalos...
Su padre de acogida es un elfo bondadoso que le oculta su realidad de adoptado hasta que empieza a tener grandes inconvenientes de adaptación a su mundo élfico. Le confiesa de dónde proviene y le anima al reencuentro con su padre, aunque esté en "la lista de los malos".

La película también refleja, en parte, la entrada en la vida adolescente...el dejar la inocencia infantil y vivir los primeros amores, el tener más responsabilidades, el tener una identidad más clara...

Bueno, película a ver, aunque de calidad media, e inteligencia baja,  como tantas películas norteamericanas para el gran público.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada