jueves, 5 de febrero de 2015

Annie (2014)

Director: Will Gluck
EEUU
2014
118 min
Musical. Comedia

Sinopsis: Una niña en acogimiento permanente, espera encontrar a sus padres biológicos algún día. Tropieza con un candidato a alcalde, señor muy rico, que pretende utilizarla para su promoción politica, acogiéndola en casa. Esto cambiará sus vidas.
Remake del musical Annie, con música de Jay-Z

Valoración cinéfila 4/10
Valoración adopción 6/10

Estamos ante el remake de la película de John Huston "Annie", de 1982, basada en un musical de Broadway.
La película es para toda la familia, pero tenemos que hacer varias salvedades en relación a que la vean niños acogidos o con largas esperas para ser adoptados.

Pues trata el acogimiento de una manera cruel y despiadada, ( en tono de cuento, pero no son dibujos animados),lo que puede hacer creer a algún niño que haya pasado por varias casas de acogida, o centros, que esto sea normal.
Por otro lado aunque Annie sea una niña aparentemente feliz y resiliente, lleva demasiados años en acogimiento , cuando lo normal en nuestra realidad sería que hubiera sido ya adoptada, pues fue abandonada, y  aunque tenga padres biológicos, no pueden ser tenidos en cuenta.
Retrata a los servicios sociales como negligentes, que permiten que vivan cinco niñas con una señora que las acoge, sólo por el dinero, pero sin cariño alguno y sin preocuparse de verdad por ellas. Y el estado permite que la niña se vaya con unos supuestos padres biológicos, sin investigar adecuadamente su parentesco. (De hecho Annie es entregada a unos padres de pega, que son enviados por un asesor del alcaldable, para conseguirle más votos)
Habría que decir a los niños y niñas nuestros que esto no es así.

Annie es una niña resiliente, alegre, inteligente, pero cumple un papel con su padre acogedor, de enseñarle a amar y a amarla. Este papel, no debería ser, aunque es verdad que nuestros niños y niñas adoptados pueden transformarnos, pero ellos se merecen que esto sea desde el principio: que se les cuide y quiera y se sientan verdaderamente protegidos.
Al final tampoco queda claro, que si este padre la adopta, qué pasó con el anhelo que ella tiene durante toda su vida, por sus padres biológicos, a los que les tenía una fidelidad máxima, pues llegó a ir a esperarles cada viernes, durante años, a un restaurante, donde ella sabía que la habían abandonado con 4 años, a espaldas tanto de sus padres acogedores, como de su padre actual.
Es triste pensar en la de casas por las que pasó a lo largo de su vida, sin motivo aparente, y que pudiera ocultar que no sabía leer, pues nadie se preocupaba verdaderamente de ella.
Es una película familiar, se deja ver, con buena música, pero que fuerza la realidad del acogimiento y la adopción, en un tono trasnochado a lo Dickens, para conseguir un final (acríticamente) feliz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada