sábado, 30 de agosto de 2014

Aguas turbulentas (DeUsynlige - De osynliga) (Troubled Water) (2008)

Noruega
Director: Erik Poppe
2008
115 min
Drama

Sinopsis: ¿Cómo encontrar la luz, la alegría y el propósito de la vida tras un golpe del destino? Jan Thomas es puesto en libertad despues de cumplir una condena de ocho años en prisión, por algo que pudo haber sido un crimen o un accidente… Siendo un organista con un don divino, obtiene trabajo en una iglesia. La sacerdote es Anna, madre soltera y por quien Jan Thomas pronto se siente atraído. Él decide no contarle a ella su pasado, pero entonces Agnes, una maestra, llega a la iglesia en una visita escolar. Y reconoce al organista Jan Thomas como el joven muchacho convicto por el asesinato de su hijo… De usynlige combina talentosamente dos historias sólidas sobre personas que deben enfrentarse con el pasado – y con su propio destino. Ellos tratan de aceptar aquella persona en quien se han convertido, y encontrar una nueva forma de relacionarse con el amor. De usynlige es el tercer filme de la trilogía de Erik Poppe, la cual comenzó con Schpaaa y Hawaii, Oslo. (FILMAFFINITY)

Valoración cinéfila 9/10
Valoración adopción 8/10

Esta película extraordinaria, trata sobre todo de temas profundos, que tienen que ver con la maternidad y paternidad, con la pérdida traumática, con el sentido de la vida, con el absurdo del mal, con el perdón, etc.
Y trata de la adopción, en la medida que una de las protagonistas, tiene dos niñas asiáticas adoptadas, tras haber perdido a su hijo de una manera absolutamente traumática y desgarradora.
La pregunta que me hago es cómo pudo superar el duelo por aquella pérdida, para poder adoptar a estas dos nuevas hijas. La película muestra que es un duelo sin resolver, que está agazapado, hasta que la reaparición de la persona responsable de su pérdida, en su entorno, le hace sentirse atraída hacia él como un imán, en búsqueda de respuestas, de sentido de aquella pérdida, de búsqueda de rellenar agujeros que hay en su interior y que no  sabe cómo puede hacerlo, y que sus nuevas hijas no pueden rellenar.
 Esa mujer tiene la locura y la valentía de enfrentarse a este joven. Llevando sus historias a confluir y a casi repetirse pero ahora, como en un espejo, siendo él, el que tiene que enfrentarse a sus pérdidas y sí mismo.

El espectador , no sabe si identificarse con la parte buena y bondadosa del jóven, o ver en él a un criminal despiadado. Pero su relación con la sacerdote y su hijo, nos coloca en un lugar donde podemos optar entre perdonar y confiar, o querer ayudar a la madre que perdió a su hijo, a que haga justicia y que impida que alguien así, pueda encontrar la felicidad o pueda volver a cometer otro crimen contra algún niño.

Creo que es una película magnífica, que no deja impasible, que se recuerda mucho tiempo, y que hace reflexionar sobre el sentido de muchas cosas importantes para todos. Desde nuestras responsabilidades sobre nuestra propia vida, a el sentido del perdón o de la posibilidad de la reinserción de un criminal. Por lo que la recomiendo, independientemente de que toque, de una forma secundaria, el tema de la adopción.
Otra película, muy relacionada, por la pérdida de un hijo y los estragos que causa en una pareja y el reencuentro, ambivalente  con el homicida es "El hijo" de los hermanos Dardenne .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada