jueves, 16 de octubre de 2014

¿Quién cuidará de mis hijos? (TV) (Who Will Love My Children?) (1983)

Director: John Erman
1983
EEUU
TV
95 min
Actriz: Ann-Margret
Basada en hechos reales. Drama

Sinopsis:
Lucile Fray, madre de 10 hijos, decide buscar ella misma familias adoptivas, para cada uno de sus hijos, cuando se entera que tiene un cáncer incurable, y que le queda poco tiempo de vida. Su marido, un hombre bueno, pero también enfermo de artritis y alcohólico, acepta que no podrá cuidar de sus hijos y que la mejor solución es entregarlos, como desea su mujer.

Valoración cinéfila: 4/10
Valoración adopción 9/10

Película de sobremesa, que garantiza las lágrimas hasta el final.
Es una historia terrible, basada en hechos reales, de una madre que con toda la generosidad y el amor del mundo, decide ser ella misma la que entregue a sus hijos, antes de morir, para así cerciorarse que van a buenas familias. Y que no los recogen los servicios sociales y acaban en centros de acogida, cuando ella muera. Pues tienen niños  desde 2 a 13 años (ella tiene 36 y llevaba 14 casada con su marido)
Es terrible, pues al meterse en el personaje uno no puede soportar tanto dolor que tienen que vivir todos los integrantes de la familia: madre, hijos e hijas y padre. Todos teniendo que separarse de todos y cada uno de los demás.
El papel de la madre no puede ser más extraordinario, en la medida que renuncia a todo su egoismo final, de tener a sus hijos hasta su muerte, y decide quedarse sola con su marido.  El padre es el de un pobre hombre que no está a la altura de sus circunstancias y tiene que aceptar renunciar a sus hijos, por su incapacidad y alcoholismo. Aunque esta renuncia le ennoblece.
Recomiendo verla, si se puede encontrar, aunque es una película bastante olvidada, de hace 30 años. Muy bien ambientada en los años 50

4 comentarios:

  1. hermosa pelicula, que valentia y fortaleza la de esta mujer.

    ResponderEliminar
  2. hermosa pelicula, que valentia y fortaleza la de esta mujer.

    ResponderEliminar
  3. Muy triste, pero pasa en la vida real.
    Solo Dios ayuda a soportar tanto dolor

    ResponderEliminar
  4. tristísima aunque con unsonido muy bajo, Mi hermosa hermana murio de esta enfermedad, fue tan valiente , nunca se quejo, a pesar de que su cuerpo se fue minando hasta quedar en nada. Siempre te recordaré mi adorada hermana, Eras bella por fuera pero mucho mas por dentro, eras cálida, amorosa, generosa, comprensiva, sutil, eras la luz de nuestra familia nunca perdiste la sonrisa , ni en tu peores momentos, Nos regalaste tu valentia y tu amor incondicional. :'(

    ResponderEliminar